El pase a la final se define en el Emirates

Los últimos partidos contra el Chelsea fueron electrizantes y Arsenal pudo disfrutar victorias que le valieron títulos como la FA Cup y la Community Shield. En cambio, este encuentro fue totalmente frío. No es sorpresa porque Arsenal ya viene jugando unos partidos así, más pragmatismo y resiliencia.

El plan de Conte era solo tapar los espacios para que los de Wenger no pudieran salir a atacar. Por momentos, desesperaba a la hinchada gunner que con cualquier error en los pases les caería un contraataque peligroso. La batalla del mediocampo fue dura.

Solo era una ligera presión, pero sin jugadores creativos como Alexis Sánchez, Mesut Özil o Aaron Ramsey se le hacía complicado generar ocasiones de gol. Los únicos con capacidades asociativas en los últimos metros era Lacazette e Iwobi, pero no lograron conectar de manera solvente.

Los ‘blues’ usaban los centros aéreos como arma letal, pero solo causaban pánico por la concentración de los defensores gunners por replegar a Álvaro Morata o Eden Hazard. Varios jugadores estaban pendientes de los dos atacantes principales, así que fueron controlados.

Lo bueno es que el Chelsea también estuvo con una estrategia defensiva y no había jugador quien acompañe a los dos más peligrosos. Drinkwater, Kanté y Fabregas no tienen amplitud posicional y esto hizo que Arsenal trabaje bien por las bandas.

Lo más importante para destacar del partido fue la lesión de Jack Wilshere, capitán del equipo. Se torció el tobillo, dañándose los ligamentos, pero no es de consideración porque ya lo afirmó en sus redes sociales. Solo se perderá el juego del domingo ante su ex equipo, AFC Bournemouth.

La sustitución de Alexandre Lacazette por Alexis Sánchez no fue el mejor porque lo que le faltaba al francés era apoyo, que nunca lo tuvo de Danny Welbeck y Alex Iwobi, quienes jugaron en las bandas sin aportar casi nada al juego colectivo.

Así terminó un encuentro la cual quedará para el olvido ya que ambos jugaron al empate sin ninguna convicción de ganar el partido.

En esta temporada, el Chelsea no ha metido goles en tres ocasiones en su casa, dos de ellas con el Arsenal.

Arsenal ha logrado mantener la valla invicta dos veces ante los de Stamford Bridge y es la primera vez que un equipo lo logra luego que el Manchester United lo haga en la temporada 1998/99.

Un dato que debería preocupar es que el Chelsea ha ganado en cada ocasión después de empatar en el primer encuentro de ida en esta copa, mientras que el Arsenal solo ha salido victorioso una vez.

Lo que la hinchada quiere son victorias y en este encuentro puede que los jugadores hayan mostrado poco interés. Sin embargo, es un resultado positivo para el Arsenal ya que la vuelta se jugará en casa, el 24 de enero. Ese día se esperará un duelo interesante y con mucha adrenalina que los de Wenger deberán saber derrotar no solo a los de Conte, sino a la presión extrema.

 

Por: Taiki Ishii (@Taiki93)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *