Empates que parecen derrotas

Cuando Arsenal visitó por primera vez el London Stadium -construido en 2012, pero cedido al West Ham desde la temporada pasada-, fue un festín de los cañoneros que terminó 5-1. Se esperaba que se replicara un partido similar con resultado favorable.

Catorce minutos bastaron para que los hammers, con la cabeza de Marco Arnautovic, digan presente y anunciaran que este juego no iba a ser fácil. Su disparo remeció las redes, pero fue, justamente, anulado debido a que el austriaco estaba en posición adelantada.

La respuesta del Arsenal vino con un buena dosis de Wengerball a los 29 minuto:, Mesut Özil se asoció con Alexis Sánchez para que Alex Iwobi controlara la esférica con bastante técnica. El palo frustró el ansiado 1-0.

En el segundo tiempo se destacan dos disparos desviados por Özil y Jack Wilshere, además el ‘niño maravilla’ puso en prueba al portero Adrián San Miguel. No hubo muchas chances claras de gol como para hablar de dominio desencadenado en peligro.

West Ham, al final, tuvo una oportunidad de oro con el ‘Chicharito’ Hernández. El ariete mexicano puso una curva preciosa, que chocó en el travesaño luego intentos defensivos ridículos del Arsenal. El partido terminó electrizante, pero a la vez decepcionante por los puntos cedidos a sus rivales.

Se destaca al joven Ainsley Maitland-Niles de 20 años, quien no es un lateral izquierdo nato, pero impresiona ya que no lo hizo nada mal creando un par de chances con sus centros hacia arriba para Olivier Giroud. Ya ha jugado en tal posición en casi toda la campaña de Europa League.

Parece que Giroud solo puede anotar cuando entra desde el banco de suplentes. Solo ha podido marcar una vez en 8 partidos como titular.

Se nota que el equipo necesita adaptarse a la línea de 4, ya que estuvo acostumbrado desde la temporada pasada con esa línea de a 3, moda impuesta por Antonio Conte. Estos cambios constantes pierden continuidad y vuelven frágil al equipo aplicando los conceptos automatizados. Se tiene que definir el esquema para que exista continuidad colectiva.

Por último, evidenció la falta de determinación en los tramos finales del campo. Chances hubo bastantes, pero finalmente Arsenal recae en lo mismo y no es problema de un solo actor, sino del conjunto.

 

Por: Taiki Ishii (@Taiki93)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *