Arsenal y Liverpool se reparten los puntos en el Emirates

Todavía quedaba la rabia de la derrota 4-0 de parte de Liverpool en el inicio de temporada. Arsenal está en una posición de en la liga que ya no puede permitir una humillada ante cualquier equipo para luchar en las primeras cuatro posiciones.

Contrario a este pensamiento, fue un encuentro que Arsenal no tuvo que ofrecer mucho en la primera parte. El heavy metal de Jurgen Klopp era más ruidoso que la sinfonía que proponía Arsene Wenger.

A los 26 minutos, Philippe Coutinho imponía el 1-0 con la cabeza. No lo marcaron como debía ser y pudo ser evitado. El brasilero anotaba su gol número 53 con su club y el primero con dicha extremidad.

Arsenal se salvó de una goleada gracias a seguridad que ofreció Petr Cech en los primeros 45 y se fueron al descanso superados por tan solo un gol.

En la segunda mitad, Shkodran Mustafi entró por Nacho Monreal, quien estuvo de central y se lesionó. Por el momento, el español ya es no una opción de lateral izquierdo para el profesor por su estado físico. Además, Sead Kolasinac es su primera opción. Esto se contradice porque ha puesto a Maitland-Niles de titular en los últimos partidos.

Sobre el inglés, tuvo otra vez un buen performance, pero fue víctima de la viveza del Liverpool al intentar atacar por su lado.

No iba ser hasta el minuto 52, que el hombre del momento, Mohamed Salah dibujara una curva hermosa para superar a Petr Cech y marcar el segundo. El gol de los reds llegó tras tiro de esquina de los gunners.

Todo parecía haberse perdido y Arsenal se preparaba para otra desastrosa goleada. No iba pasar ni un minuto para que Alexis Sánchez, de un partido regular, devolviera un tanto tras un pase milimétrico de Héctor Bellerín. Le devolvía las esperanzas al equipo y encendió las gradas.

Tres minutos después, en el 56, ‘Xhakaboom’ ponía el empate con un impresionante tiro de lejos. Mignolet pudo hacer un poco más, pero fue superado por el misil del suizo.

Arsenal volvía a creer cuando otra vez en tres minutos, en el 59, tras un buen movimiento entre Alexandre Lacazette y Mesut Özil, el alemán marcó el 3-2, definiendo con un sutil toque. Primera vez que los de Wenger se adelantaban en el marcador. Los hinchas cantaban a todo pulmón.

Roberto Frimino arruinó la fiesta que se vivía en Londres, tras una defensa gunner que se durmió y Petr Cech no pudo hacer mucho con el balón.

En resumen, necesitamos de un Alexis Sánchez más enchufado, ahora juega como si se estuviera despidiéndose del equipo. En contraste, tenemos a Mesut Özil, quien es el director de la orquesta y levanta anímicamente al equipo. Lo que más necesita este equipo no es un salvador, sino del juego colectivo, aunque lo hay, no se demuestra en los momentos más necesarios.

Cuestionamos seriamente a Wenger por no comenzar con Shkodran Mustafi y Sead Kolasinac. Pero, lo positivo es que el Arsenal se pudo recomponer luego del 2-0, cuando todos pensaban que era un partido perdido.

 

Por: Taiki Ishii (@Taiki93)

1 comentario

  1. Bastante generoso tu comentario con Arsenal.

    Sólo son una tropa de pechos fríos, a los cuales Alexis se los llevó como cruz durante toda su estancia en este club. Él merece un último gran club, que tenga hambre de triunfos y títulos, donde todos la mojen y sin un DT obsoleto.

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *