Arsenal firma la mejor actuación de la temporada en el clásico

3-1 había ganado Tottenham ante los actuales campeones de la Champions, Real Madrid, mientras que el Arsenal había perdido por el mismo marcador al Manchester City, líder de la Premier League.

Los spurs han logrado equiparar la balanza en resultados, ya que los de Wenger no ganaban un partido de liga ante ellos desde la temporada 2013/14, con un recordado tanto de Tomas Rosicky en White Hart Lane. Desde esa vez, se enfrentaron 6 veces, con 2 tristes derrotas y 2 empates. Sin embargo, en este tipo de partidos especiales las estadísticas pueden anularse.

El equipo rojo de Londres entró enchufado al partido. Sabes que un clásico es tomado en serio cuando todos están concentrados y metiendo tanto en ataque como en defensa. Sorprendente fue ver a Mesut Özil disputando balones con total valentía y más aún ganar esas situaciones. Estuvo a la altura de todos los duelos físicos.

El partido iba de ida a vuelta. La artillería pesada de los 2 conjuntos brillaban por lo trabado que estaba el encuentro. Tottenham se ha convertido en un equipo sólido en transiciones defensivas y costó mucho penetrar su última línea con peligro. No fue fácil dar más de 2 o 3 pases durante los primeros 20’, pero Arsenal era quien encontraba espacios, por su férrea presión colectiva, para sorprender a los de Pochettino.

Una buen balón diagonal de Aaron Ramsey por el medio rompió líneas y encontró a Héctor Bellerín por la derecha llegando al fondo. Cruzó la pelota, extraordinariamente, pero iba ser denegado por Hugo Lloris en colaboración de sus 2 defensas centrales, dejando sin oportunidad alguna a Alexandre Lacazette. El sector izquierdo de ellos invitaba al desdoblamiento.

Hubo un duelo espectacular entre los Sánchez: el colombiano Davinson contra el chileno Alexis. Los sudamericanos se tomaban en cuenta en la marca y en una de los roces, el árbitro pita un tiro libre a favor del ‘niño maravilla’, algo dudoso hay que decirlo, pero la decisión estaba firme.

‘El mago de Öz’ fue el encargado de cobrar el tiro libre y encontró a un Shkodran Mustafi, que volvía al titularato, para marcar de cabeza su 4° tanto en Arsenal: 3 de ellos asistidos por su compatriota. Por su lesión, Mustafi fue impedido de jugar cuatro partidos en la premier. Per Mertesacker fue su sustituto quien tuvo buenos partidos, aunque en todos esos encuentros les encajaron al menos un gol. Con el defensa de 25 años, mantuvieron la misma cantidad de encuentros con la portería en cero. El alemán estuvo impacable en defensa, quizás su mejor partido desde que llegó en 2016.

El rival no se amilanó y generó unas cuantas ocasiones de peligro de la mano de Alli, Eriksen y Kane. El tridente no estuvo fino y empezaron a frustrarse. Es así que, a los 41’ tras un buen pase de Bellerín a Lacazette por el sector izquierdo, el francés asistió a Alexis Sánchez, quien controló la esférica con un poco de turbulencia y sin ángulo disparó a quemarropa fusilando a Hugo Lloris para asegurar la victoria parcial con el 2-0. Este tanto fue el punto de quiebre en un partido que Arsenal supo dominar con y sin balón. Tuvo mucha cabeza el equipo para manejar los momentos y no bajar el ritmo de intensidad.

El regreso de Mustafi solidificó la defensa de los gunners, sin menospreciar al capitán Mertesacker. Él junto a Koscielny y Monreal se entendieron muy bien a la hora de tomar las marcas y anticipar a los hombres más peligrosos de blanco y azul. Del mismo modo, Petr Cech mantuvo la valla invicta y desde el inicio se mostró concentrado cortando los centros rivales, lo cual dio confianza al bloque defensivo.

Por su parte, con un Özil enchufado y brillando por partes, hizo olvidar que el partido era trabado, yendo a ganar cada balón y liderando la ofensiva del Arsenal. Aaron Ramsey tuvo un primer tiempo impecable con buenos pases a profundidad y siempre mostrándose disponible para generar espacios. Asimismo, hay que mencionar a Lacazette por su buena disposición para salir del área a asociarse y abrir espacios para sus compañeros. Ya le llegará el turno de marcar goles seguido.

Fue un clásico bastante entretenido, pero con un sabor distinto, un partido parejo y duro con pocos espacios. Este último punto lo supo aprovechar más el Arsenal, gracias a que trianguló y encontró túneles para pasar entre los zagueros de los spurs. El tridente Lacazette, Özil y Alexis debe seguir, es nuestra mejor propuesta ofensiva. Finalmente, esta no debería ser una performance aislada. Es quizás la mejor desde aquella victoria por 2-1 ante Chelsea en la final de FA Cup 2017. Lo ideal sería construir el resto de la temporada a partir de este clásico.

 

Por: Taiki Ishii

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *