Decepcionante derrota en campo del Watford

Arsenal había ganado los últimos 5 partidos en Vicarage Road. No perdía desde hace 30 años (temporada 1987/88). Sin embargo, en el último enfrentamiento entre estos 2 equipos, la victoria había sido para Watford 1-2 en el Emirates Stadium. Las abejas ya sabían lo que era derrotar a la fortaleza cañonera. 

El partido comienzó con un ligero dominio gunner. Alex Iwobi intentó acciones interesantes tanto de derecha como izquierda y Lacazette se ofrecía como pivote dejando su posición de centro delantero. El que pareció más desconectado fue Danny Welbeck, quien se volvió a lesionar y tuvo que dejar la cancha.

Granit Xhaka manejaba el control en el mediocampo y se empecinó en lanzas balones largos a falta de volantes creativos que puedan filtrar pases en 3/4 de campo. En uno de estos intentos consiguió un tiro de esquina que cambiaría el curso del encuentro. El mismo suizo lo ejecutó y encuentró la cabeza de Per Mertesacker, haciéndose con el 1-0. Fue el primer disparo al arco de los visitantes en el minuto 39.

El capitán alemán no anotaba por Premier League desde el partido contra el Manchester City en la derrota 6-3 de la temporada 2013/14 (hace 1400 días) y es primera vez que lo logra como titular desde el 21 de abril de 2016 contra el West Brom (hace 532 días). Los 6 goles que marcó en liga han sido todos de cabeza.

Luego del gol, Arsenal se debilita y comienza a tener menos control en el campo, regalando pelotas sobre todo en la mitad del campo. El primer tiempo terminó con Watford atacando, pero sin mucho peligro. Le costó bastante marcar al equipo de Wenger que no tuvo esa lucidez para generar transiciones ofensivas rápidas. El exceso de posesiones largas y estériles terminó perjudicando a un equipo que no supo matar el partido cuando su rival estaba más desesperado por igualar.

Las alternativas que ofrece Wenger ante este debilitamiento fueron Mesut Özil en el minuto 61 y Olivier Giroud en el minuto 68.

La aparición del mago de Öz tuvo un impacto instantáneo en el juego. A solo 4 minutos de ser sustituido, creó un mano a mano para Iwobi. Ante la decepción de los fanáticos gunners y con una magnífica parada, el duelo lo ganaría el portero. En el minuto 69 el nigeriano intercambia roles con el alemán y ahora es Özil quien tiene un mano a mano con Gomes, pero el portero sacaba la esférica ante un remate predecible. Punto de quiebre en el cotejo, ya que eran 2 jugadas claras desaprovechadas.

En la siguiente acción, Héctor Bellerín comete un penal que le cuesta el empate para el Arsenal y el recién entrado Troy Denney rompe su racha de 13 partidos consecutivos sin anotar en la liga. Por otra parte, Petr Cech va 12 penales sin poder atajar con la camiseta rojiblanca. Más allá de que el penal fue injusto, Arsenal debió mantenerse firme, sin entrar en pánico ya que todavía faltaban 20 minutos para el pitazo final.

Lamentablemente, las sustituciones del DT Marco Silva fueron las más propicias. Deeney, André Carrillo y Capoue amenazaban a la portería gunner con más precisión y determinación, queriendo asegurar el encuentro. Esto no hizo más que retroceder al Arsenal y se notó la falta de liderazgo en el campo. Más aún con la sustitución de Laurent Koscielny por lesión. En el 1-1 se siguió jugando como si se tuviera la ventaja y Watford puso otra velocidad para ir por el triunfo.

El recién ingresado Etienne Capoue avisaba a la portería de Cech con un palo en el minuto 83, hasta que una serie de rebotes favoreció a Tom Cleverley quien liquidó el partido en el minuto 92.

De esta manera, Arsenal dejó que el Watford gane su primer encuentro en casa y que tengan el mejor arranque de la temporada con 15 puntos desde la temporada 1982-83, cuando quedaron segundos en la liga.

Este partido es un recuerdo amargo de la derrota 1-2 de la FA Cup disputado en marzo de la temporada 2015/16 y, además, Arsenal no había perdido un encuentro en tiempo de descuento desde enero de 2012 ante el Fulham.

Watford se encuentra en la 4ta posición, mientras que el Arsenal 6to y la Premier League se ve difícil ya que tiene 9 puntos de diferencia con el líder Manchester City.

Los cambios no sirvieron mucho para Wenger y la actitud de los jugadores fue pésima luego del penal. No mostraron compromiso alguno como en otras ocasiones y nunca tuvieron el espíritu de remontar.

Por: Taiki Ishii

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *