Arsenal muestra el camino en Stamford Bridge

El pasado domingo, el equipo de Arsene Wenger igualó sin goles en campo del Chelsea dejando una buena versión de su fútbol. Por 3° vez consecutiva, los de Antonio Conte sufrieron ante la presión alta, circulación y movimientos de los obreros rojiblancos. Y se dice obreros sin menospreciar a nadie. El XI que saltó al campo de Stamford Bridge dejó la sensación de superioridad con y sin balón. No padeció en ningún tramo importante del partido y sólo faltó concretar las ocasiones generadas para reclamar los 3 puntos.

El partido se puede analizar bajo la lupa de los movimientos de Aaron Ramsey. El galés de 26 años fue la pegatina entre la defensa y el ataque. Asumió un rol que necesita dominar regularmente para transformar el mediocampo ‘gunner’, tal y como lo hizo en el primer semestre de la temporada 2013-14. Tocando en corto, imponiéndose en el uno a uno y ocupando espacios fértiles, Ramsey volvió a ganarle el duelo a N’Golo Kanté, mejor jugador de la última temporada en Premier League. Y es que la inteligencia es su mejor virtud. Él sobresale cuando se asocia y ayuda a que el tránsito de balón sea rápido. No brilla cuando traslada, sino cuando infiere para que el colectivo sea directo. Al igual que sucede cuando le toca dirigir a su país.

“Granit y yo nos entendemos muy bien. Siento que estamos en el camino correcto. Necesitamos seguir construyendo sobre esto” – Ramsey luego de recibir su premio al ‘mejor jugador del partido’

 

Posiciones promedio en el campo del Arsenal en Stamford Bridge (17-08-2017).

No estorbarse en posesión y cubrirse las espaldas en transiciones defensivas. Esa es la tarea de ahora en más para la dupla Xhaka-Ramsey. Fuera de casa ante un equipo grande han demostrado tener cabeza para imponerse y esto puede seguir creciendo en confianza a medida que el equipo consiga resultados. Una de las razones por las cuales se implementó el sistema 3-4-3 fue para resguardar el departamento defensivo con ojo focal en las espaldas de los mediocentros. Granit y Aaron tienen que tener clara sus responsabilidades para que la solidez sea una fortaleza del equipo. Depende de ellos ganar terreno y recuperar rápido. Su desorden es desconcierto general. En el gráfico se puede apreciar cómo se saben ambos jugadores y la fe que Arsene Wenger pone en ellos para sacar al equipo de atrás para adelante. Monreal, Mustafi y Koscielny son sus guardianes anticipadores por si friccionan en la recepción. Lo que toca ahora es consistencia bañada en liderazgo.

 

Por: Sebastián Gálvez (@sebgalvez)

Agregue un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *